martes, 26 de octubre de 2010

Santo Tomás de Heliópolis


Transcurria el partido del pasado fin de semana entre el Real Betis y la Unión Deportiva Salamanca en su segunda mitad, cuando de repente, Miguel García caía sobre el terreno de juego de forma espeluznante.
Ante la alarma general, en tan solo unos segundos ambos banquillos al completo saltaban en su auxilio siendo el primero en llegar Don Tomás Calero jefe de los servicios médicos del Real Betis Balompié. Inmediatamente con la ayuda del médico del Salamanca y los miembros de la cruz roja forman un equipo imporvisado que ve como el jugador salmantino sufre una parada cardio respiratoria. Sus compañeros rotos de dolor y llanto en el campo, es una imagen tan impactante como deseable de ser borrada de nuestras memorias, se temía lo peor.
La rápida intervención de Tomás Calero ayudado por el desfibrilador, logran que Miguel recupere la conciencia y pueda ser trasladado en ambulancia a un hospital, donde en el día de hoy sera subido a planta.
Gracias al doctor Calero este jugador, ha salvado su vida, cuando por momentos todos los que presenciabamos las imágenes tuvimos en mente los desagradables recuerdos de nuestro querido Antonio Puerta, que en paz descanse.
Desde aquí mi mas sincero agradecimiento y reconocimiento al médico verdiblanco, que fue la verdadera estrella del domingo en Salamanca.



1 comentario:

laura dijo...

Un verdadero heroe